Tengo la alegría de que por 4 años más los bandeños van a tener un tipo comprometido, un tipo cercano, un buen dirigente que pelea con la Nación por los recursos de los bandeños, a favor de los santiagueños y por sobre todas las cosas porque es un dirigente joven, con ganas, con propuestas innovadoras que ha tenido la iniciativa de poner en marcha la escuela Municipal, Alerta Banda. Y ahora con el sueño de unir definitivamente a los bandeños buscando mecanismos de paso a nivel que en los próximos cuatro años rompan esta separación que parecería que tienen por las vías del ferrocarril; un ferrocarril que —además— necesitamos que se ponga definitivamente en marcha. Desgraciadamente el gobierno no cumplió con la promesa del Plan Belgrano y eso generó mucha tristeza y frustración en los santiagueños porque para el trabajo y la producción el volver a poner en marcha el ferrocarril es fundamental.

Presupuesto

Desgraciadamente el presupuesto nacional se ha transformado en una herramienta más pensando en el Fondo Monetario Internacional que en nuestro país. Es un presupuesto que tiene sobre todas las cosas un impuestazo de retenciones fenomenal para todos los sectores que exportan. La Argentina necesita vender trabajo local al exterior y no podés castigar con más impuestos a aquellos que generan los dólares que nuestro país necesita. Es un presupuesto que tiene un aumento en los impuestos a los bienes personales. La clase media, que vive con tristeza y con profunda desilusión un gobierno que los engañó y hoy vive otro golpe más con el Impuesto a los Bienes Personales que va a castigar a los que trabajan y producen aquí mientras se premia a los que “timbean” y que tiene la plata afuera.
Nosotros tenemos una posición de rechazo del presupuesto. El presupuesto tendría que resolver cómo frenamos el aumento de la luz, el gas y el agua en el bolsillo de la clase media argentina. Y no lo resuelve. Pero sí resuelve el aumento de la plata para pagar deuda. Debería resolver cómo ponemos en marcha la producción y el empleo. La Argentina que queremos es la del trabajo, no la de la “timba”. No la del negocio financiero sino la de la producción, la del premio al esfuerzo, la del reconocimiento a la clase media. La sensación hoy es de enorme desilusión porque el que trabaja y el que produce se siente abandonado por el gobierno.
El nombre fondo sojero no dice nada. Para que quede claro lo que se está discutiendo es el mantenimiento de los caminos rurales, de las salitas, las obras vinculadas al deporte, las pequeñas obras que hacían los municipios. Lo que hizo el gobierno fue garantizarle a los acreedores como les va a pagar la deuda en vez de garantizarle a los chicos que van a un centro de salud que van a ampliar el centro de salud.

Acuerdo económico y social

La alternativa de argentina se construye en paz, con ideas; porque necesita una alternativa superadora a este mal trago que representa este gobierno. Debemos construir en base a ideas y un acuerdo económico y social: Alrededor de la educación, el trabajo, de la producción y el desarrollo federal, alrededor de los derechos paritarios, del medio ambiente. Un acuerdo que el próximo gobierno va a tener que hacer porque es el que va a poner en marcha el país de la producción y el trabajo frente a la Argentina de la “timba”.

Reunión con Z

Mañana me voy a reunir con el gobernador de Santiago del Estero. Vamos a buscar un poco cuáles son las alternativas para que el gobierno pueda resolver las pequeñas obras que, desgraciadamente hoy les han recortado a los intendentes. Para que encontremos mecanismos para que castiguemos a la “timba” y premiemos a la producción y el trabajo.

Ser un límite para Zaffaroni

Zaffaroni no es peronista. No sé ni lo que es. La verdad que ser un límite para Zaffaroni me llena de orgullo porque es la doctrina de la liberación de los delincuentes en la Argentina y nosotros somos la argentina del orden. Y eso nos diferencia mucho.

Las fugas en el Frente Renovador

El haber llegado a un trabajo acordado con más de 20 senadores, con gobernadores, con más de 500 intendentes en todo el país a veces genera incertidumbre en aquellos que no encuentran exactamente cuál puede ser su rol.

¿Va a ser candidato a presidente?

El año que viene lo vamos a decidir, hoy sería absolutamente de mi parte cuanto menos irrespetuoso con quienes queremos construir una alternativa anteponer una aspiración personal. Yo estoy dispuesto a dar todos los pasos al costado que hagan falta con tal de construir una alternativa política para argentina.
De esto tendríamos que empezar a hablar en febrero o marzo. La sociedad está con una profunda desilusión. Los argentinos se sienten decepcionados con un gobierno que no les cumplió. Anteponer cuestiones individuales me parece un profundo error. Hoy es tiempo de defender a la clase media y a los trabajadores argentinos sin anteponer cuestiones de posicionamiento personal.
Esta alternativa tiene que ser lo suficientemente inteligente como para nuclear a todos aquellos que quieran un acuerdo para la Argentina.

¿Dialogaría con Cristina Kirchner?

Yo creo que lo primero que tenemos que definir es una idea de país. No una cuestión de personas. Nosotros, peronistas, radicales, progresistas, independientes y gente que no está en la política tengamos la capacidad no de seguir discutiendo el fracaso del presente o el dolor del pasado, sino el futuro de los argentinos.