Como todos los santiagueños saben, LV11 es la madre del Multimedio —conformado además por Nuevo Diario y las revistas Cambio y Aprender—. LV11 fue y es el corazón con el que late esta empresa periodística integral.

En sus primeros años, en aquel Santiago, donde aún se prolongaban las siestas, sin las obligaciones ni el ritmo de gran ciudad que ahora tiene, LV11 era el medio de comunicación más penetrante y el que rompía la soledad provinciana, propagando su programación y acortando distancias, estrechando las relaciones humanas, integrando al hombre entre los hombres.
Desde entonces, la idea fue crecer en forma eficiente, no con el mero propósito de generar servicios para lograr rentabilidad, a fin de que la empresa subsistiera y pudiera crear fuentes de trabajo, sino para que fuera un medio de comunicación imprescindible para la sociedad.

El cometido radicaba en nuevos planes, nuevas técnicas, en la responsabilidad del mensaje, en iniciativas audaces, en poner énfasis en la información, en llevar el micrófono a los escenarios de sucesos ordinario y extraordinario (políticos, culturales, deportivos, catástrofes, celebraciones, etc.). Todo esto se imponía ante la expansión y modernización que pretendían para LV11. Y con la voluntad de vencer dificultades y al tiempo mismo, LV11 se convirtió en la principal radiodifusora del Norte Argentino.

Con sano orgullo, decimos que con visión de futuro se supo proyectar un instrumento al servicio de los santiagueños: “La Radio de los Santiagueños”, como un aporte eficiente a la comunidad. Hoy, LV11 —además de poseer emisoras de frecuencia modulada— cuenta con plantas transmisoras y es captada hasta en otros países.